UNO DE LOS FRUTOS DEL MAÍZ: LA TORTILLA

Este cereal tan amado en América y de cuyos granos salen tantos tipos de alimentos ha formado nuestra sangre desde tiempos inmemoriales, cuando las culturas prehispánicas, especialmente las de las zonas que hoy corresponden a México y Centroamérica se alimentaban de maíz, el cual adoraban de una manera bella y primitiva. Muchos platillos que hoy degustamos tienen su origen en esa remota época.

Masa de maíz para hacer tortillas.


Del maíz se fabrica una variedad muy extensa de comidas. Sólo aquí en El Salvador podemos mencionar algunas, como el chilate, el atol de elote, el atol shuco, las riguas, las masitas en la sopa de frijoles, los pastelitos con curtido, los nuégados de Atiquizaya (1) -que tienen una forma y un sabor muy peculiar, diferente al resto del país-, los elotes locos, las pupusas, los tamales de elote, los tamales dulces, los tamales salados, los tamales pisques, etc. Pero el fruto por excelencia del maíz y de las manos de hoy que son herederas de la cultura precolombina, es la tortilla.

¿Cómo se hacen las tortillas? Después de cortar el elote, éste se desgrana y se coloca en agua con cal, luego se hierve. Estos granos se llevan a un molino para hacer la masa de maíz, la cual las expertas tortilleras -mujeres dedicadas a la fabricación de las tortillas- la amasan hasta darle el punto ideal para luego tomar pequeñas cantidades de la misma y darles una figura esférica, las que en su momento serán torteadas (es decir, que le dan ágiles palmadas) hasta darle la forma redonda y el grosor adecuado. Después la colocan en un comal de barro o, en su defecto, en una plancha de metal caliente. Algunas tortilleras le colocan al comal un poco de aceite o de “manteca de tunco” (de cerdo) para darle un mejor sabor y evitar que se pegue la masa.

La mujer voltea la tortilla cuando ya se ha cocinado un lado.

La tortilla generalmente es de forma circular; pero su grosor varía de acuerdo a la región americana en donde se fabrique. En México, por ejemplo, tiende a ser bastante delgada, de tal manera que pueden doblarla sobre sí y hacer los famosos tacos.

En El Salvador, por su parte, la tortilla es un poco más gruesa y ese grosor varía también, de una manera muy sutil, de acuerdo al lugar geográfico en donde la hagan, así en la zona occidental del país tienden a ser más delgadas que en la zona norte u oriental. Los salvadoreños, casi en su mayoría, no pueden dejar siquiera un solo tiempo de comida, sin  consumirla, no importando si el plato principal lleva alto contenido de carbohidratos. Algunos llegan al extremo que no comen a gusto o dejan de hacerlo si no hay tortilla, pues no se logran sentir satisfechos si no la han ingerido, el amor a la deliciosa tortilla es tan grande que podríamos decir que la comida es el acompañamiento a la tortilla y no viceversa.

Cuando la pobreza es grande, los salvadoreños se alimentan sólo de tortilla acompañada de sal.

Y es tal nuestro arraigo al maíz que un buen plato de carne asada o una buena sopa de frijoles o de gallina india no sabe igual si no se sirve con unas tortillas tostadas o recién hechas. Es el alimento consumido mayoritariamente en nuestra América -con una u otra variación según la región- y es el encargado de disminuir nuestra tristeza cuando en los bolsillos no hay más que para unas cuantas tortillas acompañadas con sal o margarina.

La cultura del maíz en El Salvador no sólo implica la alimentación, sino una manera de ser, de sentir, de conectarse con los otros. El maíz hoy al igual que nuestros antepasados sigue siendo adorado aunque de otra forma. Gracias a la comercialización del maíz y sus productos, miles de madres han sacado adelante sus hogares, han proporcionado estudios universitarios a sus hijos y han logrado llevar una vida honrada.

Texto:

Érika Mariana Valencia-Perdomo

Óscar Perdomo León

Fotografías:

Óscar Perdomo León

(1) Atiquizaya, departamento de Ahuachapán, en la zona occidental de El Salvador.

Acerca de Érika Valencia-Perdomo y Óscar Perdomo León.

Médicos.
Esta entrada fue publicada en Atiquizaya, Comidas. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a UNO DE LOS FRUTOS DEL MAÍZ: LA TORTILLA

  1. Beda Angehrn dijo:

    Se nota el cariño que le tienen al maíz. Felicidades por este artículo.

  2. Gracias a usted Beda Angehrn por sus palabras y por comentar en nuestro blog. Y viniendo esas palabras de un experto en maíz, como usted, tienen un mayor significado.

  3. Thank you very much.

    No, that site is not ours.

    Thanks for visiting LA ESQUINA DE ÉRIKA Y ÓSCAR.

  4. Uhmm, deliciosas tortillas las amo como al aire, aqui no tengo acceso mucho a comprarlas hechas pero cuando alguien me las trae de El salvador creanme vuelvo a vivir , que dichosos por poderlas comer todos los dias. bye

  5. Las tortillas acabaditas de echar en el comal son un verdadero manjar. Y recalentadas son deliciosas también. Saludos annahernandezalas.

  6. Pingback: ATOL DE ELOTE EN LA ESQUINA. | LA ESQUINA DE ÉRIKA Y ÓSCAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s