NOHEMY, BLANCA Y CHONI

Nohemy, Blanca y Choni son tres mujeres salvadoreñas nacidas en lugares distintos y con historias diferentes. Fuertes como un viejo árbol, cálidas como un hogar.

Nohemy, nacida en Atiquizaya, departamento de Ahuachapán. Maestra. Quedó viuda cuando su tercer hija apenas tenía 28 días de nacida.

Blanca, nacida en ciudad Victoria, departamento de Cabañas. Estudio hasta quinto grado; pero ha leído muchos libros y es más instruida que muchos profesores de hoy en día. Es madre de siete hijos.

Choni, la mayor de las tres, nacida en San Salvador, tiene 93 años de vida, profesora jubilada de parvularia, viuda desde hace 23 años, ha consagrado su vida a cuidar a su hijo con parálisis cerebral.

Las tres son de los mayores ejemplos de perseverancia, fuerza, valores morales, entusiasmo, entrega a sus seres queridos y amor por la vida. Son mujeres luchadoras que han sabido sortear los obstáculos de la vida y han aprovechado al máximo las oportunidades que aquella les ha dado y, sobre todo, se han convertido -muy a pulso- en madres y abuelas de gran respeto en sus familias.

Nohemy es mi suegra. Es madre y padre. La admiro porque supo llevar a sus tres hijos por el camino del bien, trabajando de sol a sol supo imponerles la disciplina necesaria para que llevaran sus vidas de forma honrada, sirviendo a su prójimo y fueran los adultos de provecho que hoy son. Siempre la veo leyendo, su espíritu de maestra permanece intacto y resalta a cada momento. Es el claro ejemplo de que con voluntad, trabajo y honradez se puede salir adelante.

Blanca es mi amiga. Tiene 70 años y con gran devoción cuida a su esposo, postrado en cama desde hace varios años. Lo hace sin quejarse y siempre muestra una sonrisa sincera, a pesar de su propio cansancio, dolor o pena espiritual. Su búsqueda incesante por cultivar su espíritu es una característica de ella. Hábil en las matemáticas, inteligente, ávida lectora y gran cocinera. Sus muchos conocimientos, además de buena caligrafía y ortografía, los ha conseguido por los incontables libros que ha leído.

Choni es mi abuelita. Con sus 93 años, 150 c.m. de altura y apenas 45 kg de peso, día a día me da una gran lección de lucha y amor. Madre de 8 hijos. Maestra, amante de la lectura y de las “sopas de letras”, las cuales devora intensamente. Desde hace 15 días se encuentra peleando duramente contra la muerte, ingresada en un hospital, con un respirador artificial, luchando contra tres infecciones pulmonares, una de las cuales adquirió al cuidar en un hospital del Seguro Social a su hijo Pedro, mi tío con parálisis cerebral. Hasta el momento le está ganando al shock séptico (baja de la tensión arterial por una grave infección) que la tiene derribada en una cama de hospital, con tubos y catéteres en todo su cuerpo. Ya sólo tiene uno de los tres medicamentos que le administraron por 12 días para mantener su tensión arterial y el funcionamiento de su corazón en niveles adecuados. Los médicos ya están pensando en retirarle el tubo de la vías respiratorias que la mantiene respirando. Ayer abrió sus ojos por primera vez en dos semanas. Matriarca de una descendencia que llega hasta los tataranietos, está luchando por su vida como una leona defiende a su cachorro, todo para seguir cuidando fervientemente -estoy segura- a su hijo Pedro,  su ancla en este mundo. Admiro y quiero a esta gran mujer.

Tomó para mí lo mejor de estas tres mujeres y deseo vivir mi vida con la misma gallardía, tenacidad y amor con que ellas lo han hecho hasta hoy.

Texto:

Érika Valencia-Perdomo

Fotografías:

Óscar Perdomo León

Acerca de Érika Valencia-Perdomo y Óscar Perdomo León.

Médicos.
Esta entrada fue publicada en Opinión, Testimonio. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a NOHEMY, BLANCA Y CHONI

  1. Magdalena Alfaro dijo:

    Impresionante el testimonio que usted manifiesta de estas tres grandes mujeres salvadoreñas, y que bueno que su admiración y dolor sobre su abuelita lo desenvoca en la literatura, sólo quien no ha vivido situaciones semejantes, no puede entenderle.
    Gracias por compartir. Ánimo y fortaleza en el Señor.
    Magdalena

  2. Laura Perdomo dijo:

    Usted escribe precioso, Érika… Casi se me salen las lágrimas, y yo también espero ser como esas tres mujeres tan increíbles.

  3. *Magdalena Alfaro: gracias por sus palabras de fortaleza y de ánimo. Sé que usted pasó por un caso similar al mío con la enfermedad de su papá. Gracias por comentar en LA ESQUINA.

    *Laurita: muchas gracias; lo que escribí lo hice con toda la sinceridad que me salió del corazón. Saludos te manda tu papá. Un abrazo a la Bea.

    Érika Valencia-Perdomo

  4. Ana Mercedes Miranda Morán dijo:

    Acabo de leer “Noemy, Blanca y Chony”. Me ha gustado muchísimo esta lectura porque denota la fortaleza, perseverancia y el ánimo de estas tres dignas representantes del sexo femenino. Además, se nota el cariño, sinceridad y admiración que movió a la Dra. Érika Valencia-Perdomo a escribirla. Por último, tiene el sabor especial que ella imprime y que hace que uno se sumerja con agrado en sus escritos. La felicito.

  5. Mayra Pacheco dijo:

    Leí la narración. Muy bonita. Y me pareció conocida la historia de Nohemí.

    Con sincero aprecio,
    Mayra Pacheco.

  6. *Estimada Licenciada Mercedes Miranda: muchas gracias. Sus palabras me dan ánimo para seguir adelante. Muy amable por comentar sobre mi escrito.

    *Mayra: Le agradezco sus palabras. Óscar le manda saludos.

    Érika Valencia-Perdomo.

  7. Hilda Marina Salman Gochez de Caceres dijo:

    Estimada Dra. Erika, mis más sinceras felicitaciones por esa narración tan preciosa de las tres mujeres que describe, me siento muy afortunada de conocer y haber sido compañera de estudios con la primera de ellas, NOHEMY, A QUIEN GUARDO UN SINCERO APRECIO.

    LAS OTRAS DOS MUJERES MERECEN TAMBIÉN TODO NUESTRO RESPETO Y CARIÑO.

    Mis sinceras felicitaciones.

  8. Gracias, Licenciada Salmán, por sus palabras.

    También yo la felicito, ya me enteré, por el homenaje que se le brindará a usted este próximo 1 de diciembre en la XX Feria Cultural de Atiquizaya, por sus valores sociales y culturales. Ojalá podamos con Óscar acompañarla en su merecido homenaje.

    Érika Valencia-Perdomo.

  9. ANA RUTH dijo:

    Dra. muy interesante comentario para valorar el rol tan importante de las mujeres ,tengo la dicha de conocer a su suegra y para mi siempre ha dido ejemplo a seguir por su valentia de sacar adelante a sus hijos, y mis respetos para su abuelita por ser una excelente mama.felicidades por tan bonito escrito de estas tres mujeres.

  10. Ana Ruth: le agradezco sus palabras. Y espero que nos podamos conocer algún día personalmente.

    Gracias por opinar en nuestro blog.

    Érika Valencia-Perdomo.

  11. Bea dijo:

    ¡Qué hermoso está! Ahi es donde se nota el esfuerzo de cada quien.
    Espero que Mama Choni se mejore y que siga luchando por esta vida porque es lo más valioso que una persona posee.

    Cuidense, saludos a la TRIBU,
    Con amor y admiración,
    Beatriz Perdomo.

  12. Gracias Bea, por tus palabras. Todas las mujeres tenemos una historia que contar, solamente que algunas nos llenan de fuerza y de inspiración, como las de estas tres mujeres. Mamá Choni está mejor, muchas gracias. Un fuerte abrazo y espero que pronto toda la TRIBU se reuna, porque ustedes nos hacen mucha falta. Te quiero mucho.
    Érika Valencia-Perdomo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s