¿Qué le falta a El Salvador?

Las políticas de apoyo al arte en El Salvador son tan paupérrimas, escuetas, mínimas, casi invisibles, que da vergüenza compararlas con lo que se hace en otros países del mundo.

Si se quiere combatir la violencia y la carencia de valores humanos, el arte es un arma tan certera y valiosísima para modelar el pensamiento y las costumbres de los jóvenes y los adultos.

Una persona que invierte su tiempo en aprender a pintar, a tocar un instrumento musical, a desarrollar la danza, etc., lo que realmente aprende es a sensibilizar su espíritu, a mirar con otros ojos la vida. Se disciplina y le saca provecho al tiempo. Se desarrollan las ideas y la imaginación crece, misma que ha sido la fuente de tantos inventos que han ayudado a vivir de una mejor manera a la humanidad.

El llegar a ser un país desarrollado no depende sólo de la economía, sino -y en gran parte- depende del  avance de la educación de la población en general. Y la educación  formal se aromatiza cuando se ve acompañada del aprendizaje de algún arte.

Habrán excepciones -como en todo-, pero en general podríamos decir que un artista más es un delincuante menos. Un joven o un adulto que en vez de haraganear y perder su tiempo mirando programas de telebasura, canaliza sus energías en tocar un instrumento musical, por ejemplo, o en hacer crecer sus habilidades en algún deporte, es y será una  mejor persona.

¿Qué le falta a este país? Le falta imaginación. Le falta educación. Le falta más honradez y menos egoísmo. Le falta apoyar y promover a sus artistas. Y una voluntad firme del gobierno central y de los gobiernos municipales para hacer entender a todos los habitantes de este pulgarcito centroamericano  que las artes, vistas en forma empresarial, pueden pagar impuestos y ser una fuente de empleo, y lo que es más importante, las artes son generadoras de armonía, estabilidad emocional, creatividad, que desemboca en una mejor convivencia. Esto sin mencionar el aumento turístico que se puede llegar a alcanzar, porque los artistas mejoran y engrandecen la imagen de un país. Si no, veamos el ejemplo de Costa Rica en donde hay un conservatorio de música y estudios avanzados en dramaturgia, para mencionar dos cosas.

A nivel nacional, municipios que están dando importancia a las artes, han tenido un desarrollo turístico y se alejan de las listas negras de los municipios más violentos del país, como por ejemplo, La Palma, Ataco, Suchitoto y Alegría, por mencionar algunos.

Si queremos un El Salvador avanzado y más próspero, empecemos por invertir en la educación formal y artística de nuestros hijos.

Texto:

Érika Valencia-Perdomo

Óscar Perdomo León

Acerca de Érika Valencia-Perdomo y Óscar Perdomo León.

Médicos.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Qué le falta a El Salvador?

  1. Silvia Bonilla de Hernández dijo:

    Nuestra baja cultura viene desde muchas décadas y las muestras de ella la siguen dando nuestros funcionarios que supuestamente representan al pueblo.

  2. Beatriz Nájera Pérez dijo:

    Ciertamente, casi son inexistentes, ese es un síntoma del subdesarrollo y otro el gran divorcio entre cultura y educación, y tal parece que gobierne quien gobierne, sobre este tema, todos parecen que fueron amamantados con la misma leche, y estos últimos, como que la tenían rancia. ¿Sabrán escuchar al pueblo? Felicidades por esta esquina.

  3. *Silvia: estamos de acuerdo, este problema es viejo y no se ve que se le esté buscando solución por parte de los que dirigen el país.

    *Beatriz: gracias. Nos ha gustado la metáfora de la leche y los políticos. Esperemos que las nuevas generaciones piensen diferente a los actuales dirigentes.

  4. María dijo:

    Notablemente estamos muy carecidos de cultura, tenemos el mal hábito de solo tomar lo malo, y en nuestro país, de la famosa “transculturación”, se toma en muchos casos lo que no beneficia. Porque no “copiar” lo bueno de otros países que como ustedes mencionan en el blog, no solo es la economía, si no también la cultura, y lastimosamente en nuestro país se hacen a un lado las riquezas culturales que poseemos, no se les da seguimiento a nuestros jóvenes, se desperdician muchos talentos, y después nos preguntamos porque los jóvenes carecen de cultura o porque no le dan importancia.
    Les felicito por este bello artículo.

  5. Los jóvenes son una preocupación constante para nosotros. Muchas gracias, María, por dejar su acertado comentario en nuestro blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s