EL LENGUAJE y LAS REDES SOCIALES.

Cuando empecé a mirar la manera en que los adolescentes escribían en los muros de sus cuentas de Facebook, me sentí indignado. Era una jerga ininteligible que se asemejaba lejanamente al español. He aquí dos ejemplos tomados al azar:

“no s x eso… s xq no puedo tocar cn Carlos xD”
Traducción: “No es por eso… Es porque no puedo tocar con Carlos.” (La «x» y la «D»  son «una carita de diversión»).
“aii :/ pro bno, así toca :/ y d todas formas, yo creo q al mnos a mí m tenían q cambiar d sección =(“
Traducción: “¡Ay! Pero bueno, así toca, y de todas formas, yo creo que al menos a mí me tenían que cambiar de sección. ” (Los dos puntos y la barra significan una «carita de desaprobación»; el signo de igual y el paréntesis significan una «carita de tristeza»).

Luego me di cuenta que una adolescente que conozco también escribía de manera similar. No me lo explicaba, porque ella es una  de las mejores estudiantes de su colegio y es también una lectora voraz de libros tan largos como todos los que forman la colección de Harry Potter, los de García  Márquez o los de Dan Brown, y es bien sabido que el que lee desarrolla en general buena ortografía y sentido lógico para ordenar sus ideas.

Reflexioné sobre este asunto y después comprendí que esta es una comunicación en clave que a los adolescentes los acerca, los hace sentir más en confianza y les da de cierta manera un sentido de pertenencia. La adolescencia es una edad de búsqueda de amigos y de despliegue de sueños en la mente.

Sin embargo, en la redes sociales también se puede apreciar cómo algunos adultos mal escriben nuestro idioma. No me considero un purista del lenguaje, porque sé que este es evolutivo; pero sí me gusta respetar las reglas de la ortografía. Y creo también que la manera más adecuada de expresar nuestras ideas es escribiéndolas de la forma correcta.

Pienso que lo mejor de las redes sociales es que acercan a los adolescentes y a los adultos a sus amigos. Gente que vive tan lejos, como en otro continente, por ejemplo, llega a tener comunicación con una rapidez como nunca antes se había visto. Sin embargo, una de las cosas indeseables de las redes sociales, de su sentido de rapidez, es que las personas en general, y los adolescentes en especial, tratan de escribir tan rápido que descuidan del todo las buenas maneras de escribir; y además hay tanto que leer, que ya no leen nada.

Texto:

Óscar Perdomo León

Acerca de Érika Valencia-Perdomo y Óscar Perdomo León.

Médicos.
Esta entrada fue publicada en Lenguaje, Opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s