ANÉCDOTAS DE UN VIAJE A RUMANIA

Este día LA ESQUINA se traslada hasta Rumania, gracias a un muy querido primo, José Luis Paz Ceroni, quien hace algunas semanas viajó a Rumania junto a Marika, su esposa, y hoy nos comparte su experiencia en ese país centroeuropeo. Lo  que leerán a continuación fue una carta que me envió y que, con su autorización, estamos publicando este día.
Érika Valencia-Perdomo

 Mujeres rumanas en la preparación de la Pascua.

ANÉCDOTAS DE UN VIAJE A RUMANIA

Lo que sigue es el relato de nuestras andanzas.

Marika tiene una prima en Rumania. Es la hija del hermano de su padre. Roman, el padre de mi esposa era de un pueblo en Ucrania, país que en el transcurso de la historia,  ha formado parte de varios países en función de las guerras y los tratados de paz; ha sido territorio de Hungría, Austria, Polonia, URSS, Rumania y hoy es Ucrania.  Su familia siempre se consideró ucraniana pese a que la madre de su papá era más bien de origen Polaco. Cornelia,  la prima de Marika vive en Bucarest, ella y su esposo han estado un par de veces con nosotros en Bélgica y cada vez nos invitaba, a ir a visitarlos. Esta vez decidimos aprovechar que ellos estaban libres por ser la celebración de la pascua ortodoxa.

He de confesar que ni Marika ni yo teníamos la menor idea de lo que  era Rumania. Los años de comunismo y dictadura lo habían aislado del resto de Europa cerrando a toda forma de turismo. En los libros sobre Rumania siempre está escrito que el Rumano es un idioma latino. Llegamos creyendo que con nuestros conocimientos del castellano, del francés y el italiano íbamos a entendernos. ¡Nada de nada!. El rumano tiene, ciertamente, una base de Latín, pero aparte de una que otra expresión o palabras es totalmente incomprensible para los hispanos.

Como fueron territorios disputados por muchos pueblos y civilizaciones el idioma es una mescolanza donde hay un poco de todo, podría decir que la receta del idioma rumano es: sobre un fondo de Latín y Dacio (el primer pueblo de la región) poner una porción de húngaro, otra de idioma eslavo, un poco de griego, algo de turco, de alemán, de búlgaro y de albanés, luego batir bien todo durante unos siglos y el resultado es el rumano actual.

Lo primero  que sorprende en Rumania es la moneda. Todos los billetes son de plástico, no de papel. Eso tiene sus ventajas: duran más tiempo, no se ensucian y son  difíciles de falsificar  y ni hablar si se olvidan en el bolsillo cuando lavas la ropa: ¡salen como nuevos!

Fotografía de edificios de apartamentos en Bucarest, capital de Rumania.

Durante nuestra estancia, descubrimos un hermoso país y una gente muy simpática y amable. La pasamos muy bien. Tan bien que engordamos casi ¡tres kilos!; la comida rumana que nos preparaban  era copiosa, con muchos hidratos de carbono y casi nada de verduras En Rumania, la mayor parte de los platos son servidos acompañados de Polenta que allí  le llaman “mamaliga”, que es como el arroz  para los peruanos o las papas fritas para los belgas. Había vinos excelentes que te los pasas como si fuera jugo de uva, con esa dieta engordas que da miedo.

Al día siguiente de nuestra llegada fuimos con Vasil, el esposo de Cornelia, a visitar el castillo de Peles que está como a 120 kilómetros al norte de la capital Rumana. En el comienzo de los Cárpatos.

En el viaje,  lo que  más llama la atención en la ruta que se toma para llegar  al lugar, es ver por aquí y por allá, diseminados de manera aleatoria pozos de petróleo, pero no son las típicas torres, si no que se observan las máquinas de bombeo. Es decir, no creas que son campos petrolíferos agrupados. No. Es un pozo aislado y algunos kilómetros más allá al lado de la carretera se ve otro; como si algún campesino tuviera su pozo y bomba propia.

En el Monasterio de Sinaia.

El sendero para ir al castillo comienza al pie del monasterio de Sinaia. Se llama así por lo del desierto del Sinaí. Lo fundó un príncipe rumano de regreso de un peregrinaje en Palestina allá por 1690 -ese viaje lo hizo  en agradecimiento por haberse salvado de un atentado contra su persona- fue el primer monasterio que visitamos, en él hay dos iglesias, una dentro del convento aun ocupado por religiosas y otra al exterior de construcción más reciente. La antigua como siempre en los monasterios que vimos,  está en el centro del convento.

Interior de una de las iglesas del Monasterio Sinaia

El castillo de Peles está cerca del monasterio de Sinaia.  Fue inaugurado en 1887, es propiedad de la familia Real Rumana. Como se construyó una pequeña central eléctrica muy cerca, fue el primer castillo de Europa en tener alumbrado eléctrico. El edificio fue la residencia  de verano  de la familia Real de Rumania, no es un castillo en el sentido que nosotros le damos, es más bien una gran mansión señorial.

Fue construido por el Rey de Rumania Charles I quien, como muchas otras dinastías europeas, era de la nobleza germánica. Fue instalado en el trono de Rumania gracias a la influencia de Napoleón III. (En Europa eso era muy frecuente, la familia real Belga también pertenece a la nobleza alemana, como también lo es la familia real Inglesa, ¡los Saxe-Cobourg-et-Gotha!, y los matrimonios entre los nobles no hacen sino perpetuar esas estirpes).

Castillo de Pelesz.

El castillo de Peles tiene una arquitectura muy alemana y por dentro una exuberancia de ornamentación increíble, hay por todos lados muros decorados  en madera tallada, es un derroche de alegorías e imágenes que al final te marean. Se parece a esos altares churrigerescos de las iglesias coloniales españolas, pero sin el dorado ni las imágenes de santos. La estructura misma del castillo es complicada y hay escaleras  y recovecos por todas partes.  Cuando llegó el comunismo el castillo fue confiscado a la familia real, que tuvieron que irse del país, entonces se convirtió en residencia de los dignatarios comunistas y de los visitantes ilustres de otros estados. Luego con la revolución en la que cae  Ceausescu, cayó el comunismo y el estado rumano lo devolvió a la familia real que decidió hacer una especie de museo y abrirlo al público.

Exterior de una iglesia ortodoxa rumana.

Las iglesias Ortodoxas son diferentes de las iglesias católicas, en su exterior hay menos boato y ostentación que en nuestras iglesias, en general son más pequeñas, sin embargo en su interior las paredes están totalmente decoradas con pinturas que evocan episodios de los evangelios o la vida de los santos, son pequeñas y bastante oscuras y no es fácil tomar fotos ya que, con mucha razón, prohíben que se utilice el flash.

Cúpula de una iglesia ortodoxa rumana.

Sacerdote ortodoxo durante las confesiones.

Los íconos son muy característicos de la iglesia ortodoxa.

Interior de iglesia ortodoxa rumana

Cúpula del monasterio de Ciulano.

Imagen del infierno, en una iglesia rumana.

Nos quedamos a dormir por allí cerca, en un lugar muy simpático y original. Una pareja joven de rumanos ha construido una especie de hotel  en la que cada  uno  tiene que cocinar y preparase el desayuno en una amplia cocina común. Por supuesto hay que llevar todo lo que se necesita para comer, ya que no hay ninguna tienda  cercana por ser un lugar bien apartado al que se llega solo por una sendero carrosable[i]  de tierra. Pero el lugar dispone de toda la vajilla y lo indispensable para cocinar. Alrededor  hay un parque en el que hay lugares en los se puede preparar una parrillada, además tiene mesas y bancos bajo un techo rústico. Todos los muebles son hechos con troncos de madera, hasta el pasamano de la escalera es así. Verdaderamente original y simpático. Y los dueños que han trabajado en Italia, hablan perfectamente el italiano. Eso nos facilitó el diálogo.

 Al dia siguiente luego de desayunar partimos hacia otro pueblo donde hay un hermoso y antiquísimo castillo: el Castillo de Bran. Es una fortificación realizada por los Caballeros Teutónicos en el siglo XIII. El castillo es  impresionante  ya que está situado en la cumbre de un peñón que domina la frontera con la región de Transilvania.

Parece que el castillo hace recordar a la descripción que el novelista Bram Stroker hace del castillo del Conde de Drácula en Transilvania.

[i] 1. f. Perú. Camino de anchura suficiente para el tránsito de vehículos automotores, que se abre en la selva o en sitios de difícil acceso.
Castillo de Bran, el cual tiene mucha concordancia con el que Bran Stroker describe en Drácula.

Y a pesar que la novela transcurre muy lejos de allí, hoy se utiliza esta historia y algunos te cuentan  que es el castillo de Drácula. Para crear a Drácula, el escritor, se basó en la historia de un noble llamado “Vlad”,personaje histórico nacido por el 1430, que parece que nunca estuvo en ese castillo. Este Vlad, combatió contra  los turcos a quienes los aterrorizó con su crueldad. Su apodo era “el Empalador” por esa su forma de ajusticiar preferida, el apodo de su padre era “Dracul” (Drac=dragón; ul = el) porque pertenecía a una Orden de Caballería llamada la Orden del Dragón.

Hoy, el castillo,  pertenece a la familia de Habsburgos. Igual que la mansión real de Peles se lo quitaron durante el comunismo y luego se lo restituyeron. La familia se lo quiso vender al estado rumano pero a este le pareció muy caro lo que pedían, algo así como 50 millones de euros. Siguen pues los antiguos propietarios Y el castillo se puede visitar.

Hay muchos pasadizos secretos y solo se han descubierto algunos. Se puede visitar uno de ellos. Ese hecho adjunta más al misterio y favorece toda clase de suposiciones e historias. Pero no hay que olvidar que es una fortaleza y por lo tanto ese tipo de subterráneos han existido también en otros lugares fortificados para poder eventualmente escapar o abastecerse cuando son asediados por los enemigos.

Pasadizo secreto del Castillo de Bran.

Retornamos a Bucarest para celebrar el domingo de resurrección en familia. Prepararon el cordero que es el plato tradicional en ese día.

En la mañana fuimos en romería al cementerio, es la costumbre de florecer las tumbas de los familiares ese día. Las lápidas son simples y ese día muchos  ” gitanos” están allí para que les den comida o dinero. Me parece que más que por caridad es para que se vayan que se les da algo. En el cementerio de las religiosas me llamó mucho la atención una cruz en la cual se puede ver que hay el nombre de dos religiosas y sus fechas de nacimiento únicamente, esto se debe a que aún están en vida y es allí donde se les enterrará. En todos los monasterios las religiosas estaban vestidas exactamente de la misma manera.

Cruz colocada en el lugar en donde serán enterradas las religiosas.

Religiosa rumana.

Decir que los rumanos no quieren a los Gitanos es un eufemismo. La verdad es que no los pueden ver y hay una cantidad de perjuicios sobre ellos. Los acusan de ser ladrones, falsos, mentirosos y de todos los males imaginables. Los Gitanos se designan ellos mismos  bajo la denominación “Roms”. Físicamente se les reconoce fácilmente ya que son más morenos, puesto que toda esa población viene de la India. Mucha gente en Europa generaliza y llama a todo rumano “Rom”.  Y eso, no les gusta a ellos.

El lunes fuimos a visitar el pueblo de Buzau, visitamos un monasterio y un parque de esculturas que está justo al frente.

Parque de las esculturas en Buzau.

Como fuimos en semana santa los monasterios son muy concurridos por numerosas personas que vienen a  confesarse o simplemente a recibir la bendición, beber un poco de agua bendita e incluso hacer bendecir sus animales o su coche; nos llamó también la atención ver los signos del zodiaco representados en las iglesias, te percatarás que la representación de los signos no es la que nosotros usamos hoy en día.

Dispensario de agua bendita.

Signos del zodiaco ubicados en una de las iglesias ortodoxas.

En este lugar comimos una parrillada con “Micis” -se pronuncia Michis como en italiano- son como hamburguesas, además bebimos abundante vino que ellos compran a granel. El vino blanco era delicioso.

Al siguiente día, partimos en dirección de la ciudad de Târgu Jiu, la ciudad está a unos 230 kilómetros de Bucarest, como quien va hacia Serbia.  Salvo un  tramo de 100 kilómetros de autopista el resto es una carretera en bastante mal estado que hace que el viaje sea de más de cinco horas. Llegamos muertos de cansancio. Nos quedamos por allá tres días alojados en un magnífico hotel en pleno campo lejos de todo. Es un  complejo hotelero-deportivo, también construido con ayuda de la Comunidad Europea. Ya descansados, visitamos otros monasterios, el uno más bello que el otro.

Castillo de Unedoara.

Un día nos dimos un “saltito” de 250 km ida y vuelta para visitar el castillo más impresionante de los alrededores: el Castillo de Unedoara, se llama así ya que está en la región de Transilvania. Es un castillo medieval y es casi como los castillos que te muestran en las películas “made in USA”. Una mole impresionante. Desgraciadamente por razones de seguridad ya que está en proceso de restauración, no se le puede visitar integralmente. Lo que se visita no da una idea de lo que fue ni de lo que será una vez que se terminen los trabajos.

Interior del castillo de Unedoara.

Podría  seguir describiendo los monasterios y cosas hermosas que hemos visto en este bello país que desconocíamos totalmente y al que tenemos que volver. Nos gustaría sobre  todo visitar  el norte cerca de la frontera con Ucrania de donde es originario el papá de Marika.

Texto y fotografías:

José Luis Paz Ceroni


Acerca de Érika Valencia-Perdomo y Óscar Perdomo León.

Médicos.
Esta entrada fue publicada en Crónica. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ANÉCDOTAS DE UN VIAJE A RUMANIA

  1. Jonathan dijo:

    Muchas gracias por compartir esta historia. Me parece un pais muy interesante. Saludes

  2. LauraVeronicaLugoValenciaCeroniBodin dijo:

    Excelente relato de tu viaje. ¿Por que no lo mandas al “Lonely Planet”? Estoy segura de que los editores lo publicarían.

  3. Paulo Reb dijo:

    Buena info me gusto, me quede con ganas de conocer el castillo Unedoara. Que linda foto!
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s