JESÚS Y FRANCISCO CARRILLO. Una historia inconclusa

Jesús y Francisco Carillo, 6 de agosto 2005.
Nota: Éste artículo contiene fotografías impactantes de violencia.

Conocí Jayaque cuando aún no figuraba en el itinerario turístico del país, subí la Cordillera del Bálsamo para trabajar en un proyecto de recuperación nutricional de niños junto a Jesús y Francisco Carrillo, esposos, pastores luteranos, miembros de Comandos de Salvamento, padres y abuelos de una familia generosa. Después de un poco más de un año tuvimos la oportunidad de agrandar el proyecto logrando abarcar zonas fuera del casco urbano a la vez que comenzamos a enseñar a potabilizar el agua a la población.

Cada sábado nos reuníamos en una pequeña iglesia luterana que estaba en las faldas de la cordillera, ahí me encargaba de dar la consulta médica, de con ellos recorríamos la comunidad, visitábamos la rivera del río y detectábamos posibles sitios de propagación de infecciones y platicábamos con las amas de casa sobre medidas de salubridad. Jesús dispensaba el medicamento que yo recetaba, Francisco organizaba juegos para los infantes y repartía el pan espiritual, ambos siempre con la sonrisa a flor de boca, pensando en el otro antes que ellos mismos, dando lecciones de cristiandad con sus propias acciones.

Cada sábado terminábamos al mediodía Jesús y yo nos subíamos al jeep y Francisco cerraba la iglesia. Un sábado de noviembre de 2005 en el que por compromisos particulares no fui a Jayaque, los pastores se encargaron de cubrirme y trabajaron en el módulo de primeros auxilios que estábamos desarrollando con las personas. Después de terminar la jornada, Jesús subió al jeep esperando a Francisco quien cerraba la iglesia cuando, una ráfaga de incontables balas disparadas a quemarropa callaron para siempre sus vidas. Su sangre se esparció hasta cubrir la tierra.

Vehículo en donde fueron asesinados Jesús y Francisco Carillo.

La vela y entierro de ambos fueron momentos sumamente dolorosos, una multitud de personas se volcó hacia ellos para despedirlos; cuando pasamos frente a la iglesia católica los padres franciscanos se unieron a la manifestación de amor y lágrimas. Sus cajas mortuorias envueltas con la bandera de Comandos de Salvamento fueron llevadas en hombros por todo el pueblo hasta el cementerio, poco importó que pesaran mucho, todos querían cargarlas, era lo menos que se podía hacer por quienes habían brindado tanto a Jayaque.

Rumbo al cementerio.

Siete años después no dejo de preguntarme si yo hubiese ido ese día a trabajar, bien pudiera haber sido la tercera víctima.

Nunca se supo quienes o porque cometieron tan crueles asesinatos, dos crímenes más que suman miles en la larga lista de impunidades en el país en donde  se premia al desobediente y se castiga al trabajador con más impuestos, salarios de miseria y desesperanza de encontrar un presente estable y futuro próspero lleno de educación de calidad alejado de propagandas cursis y politiquería barata.

Texto:

Érika Valencia-Perdomo

Fotografías: Cortesía de familia Carrillo

Acerca de Érika Valencia-Perdomo y Óscar Perdomo León.

Médicos.
Esta entrada fue publicada en Anécdota, Violencia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a JESÚS Y FRANCISCO CARRILLO. Una historia inconclusa

  1. Saboreando comida típica “Tamales” Previo al culto se tuvo la oportunidad de conversar un momento acerca de la situación de Pan de Vida y las dificultades acerca de la pobreza y la violencia que sufre la zona. El culto fue oficiado con ambas comunidades, inclusive la predicación fue compartida entre los pastores de ambas iglesia hermanadas Pan de Vida y Abiding Savior, Los Revs. Mike Anderson y Blanca Irma Rodríguez. Al finalizar el culto de realizó un breve convivencia para terminar el pequeño pendón que le fue entregado a la delegación en nombre de la comunidad. Compartimos el almuerzo durante el cual el cual Silvia y Alexandra entonaron la canción de “Jayaque”. Bajo una fuerte lluvia, visitamos el mirador de la montaña, sin éxito alguno en la primera visita, por lo que regresamos poco tiempos después de pasada la lluvia. En el centro de Jayaque tomamos un delicioso “chilate con nuégados” que a varios de ellos gustó mucho, luego se hizo un recorrido por las principales calles de la ciudad, visitando el parque central, la Iglesia Católica Romana, pasando por la Escuela, la Alcaldía Municipal y finalmente el centro de salud, FOSALUD.

  2. Pingback: JESÚS Y FRANCISCO CARRILLO. Una historia inconclusa. Por Érika Valencia-Perdomo. | MIRAR, PENSAR, INVENTAR... | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s