HISTORIA DE HOSPITAL 18. Neonatos

Érika 1 en sept 09

Siendo médico interno del Hospital de Maternidad tuve la oportunidad de realizar mi primer turno en el área de los neonatos, la sección en donde son ingresados los recién nacidos debido a cualquier complicación durante el parto y la hospitalización está categorizada desde neonatos  con leves patologías hasta los que son ingresados en la UCI.

Me presenté al servicio a las 3:00 p.m, (luego de haber tenido una jornada laboral normal de 7:oo a.m a 3:oo p,m en otro lugar del mismo hospital). Había alrededor de 50 bebés hospitalizados. El trabajo era increíblemente extenuante: hacer los ingresos de los que iban llegando, dar el alta a los que lo requerían, examen físico a todos, notas de evolución del turno, ir y venir un sinfín de ocasiones al laboratorio clínico buscando sus exámenes de laboratorio, monitorizar a los bebés más delicados, hacer lavado gástrico a los niños que lo necesitaban (creo que hice como unos 30 durante el turno).  Tengo que detenerme acá, para contar que estuve en el Hospital de Maternidad durante los meses de agosto, septiembre y octubre, los meses más intensos en cuanto a atención de partos se refiere, ¡nacían alrededor de 50 niños por noche!, claro que no todos eran ingresados, pero en un porcentaje burdo, diría que el 40% de ellos pasaban al menos cuatro a seis horas en observación dentro del servicio de neonatos.

Esa noche no cené –no tuve tiempo ni siquiera para eso-, apenas logré sentarme un par de veces durante la noche y obviamente no descansé ni un solo momento.

A la mañana siguiente mi trabajo continuó en otro sector del hospital, como el de todos mis compañeros de turno en todos los hospitales del país, hasta las 3:00 p.m. del siguiente día.

Semanas después mi rotación diaria fue en ese mismo lugar. Hubo unos días en que tuvimos hasta 70 niños ingresados en 50 cunas. Dentro de ellos había una niña que tenía 3 meses de edad, la cual por su tamaño sobresalía a simple vista entre los demás,  había sido abandonada por su madre desde su mismo nacimiento; era llamada cariñosamente «la Princesa»; tenía hidrocefalia y estaba a la espera de lo que las autoridades legales dispusieran.  Para ese entonces mi hija mayor tenía alrededor de 2 años, aún conservaba parte de la ropa que había utilizado a la misma edad de «la Princesa»; un día de tantos la indefensa bebé vistió los mamelucos y vestidos que fueron de mi hija.

Años más tarde fui madre por segunda vez y el parto se llevó a cabo en dicho hospital y mi hija tuvo necesidad de estar ingresada en ese mismo lugar. Por cosas de la casualidad la ubicaron en el mismo lugar que «la Princesa» ocupaba.  Al darme cuenta, inmediatamente pensé en ella.  ¿Cuánto tiempo habrá pasado más en el hospital? ¿Cuál habría sido su destino? ¿Habrá encontrado a alguien que velara por ella con amor y de forma generosa? ¿Pensaría su madre en ella?

Durante mi internado rotatorio, seguí viendo a más “Princesas y Príncipes” en el Hospital Bloom, abandonados por razones que sólo sus progenitores conocen.

¿Sólo ellos conocen? ¿O tenemos nosotros alguna pista del porqué pasan estas cosas?

Esto ocurrió hace 13 años y la historia continúa en este país que se jacta de tener progreso y desarrollo en educación y economía.

Escrito por:

Érika Valencia-Perdomo

Fotografía tomada por:

Óscar Perdomo León

Artículo relacionado: ¿TRABAJO O ESCLAVITUD?

Acerca de Érika Valencia-Perdomo y Óscar Perdomo León.

Médicos.
Esta entrada fue publicada en Hospital y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a HISTORIA DE HOSPITAL 18. Neonatos

  1. Luis Albanes dijo:

    La carrera de medicina implica mucho servicio y los felicito, pero creo que los médicos/as y enfermeros/as también son humanos y no deberían tener jornadas tan duras ya que la eficacia se reduce al ser así y su salud se va deteriorando también. Ojalá los directores de hospitales entendieran esto…

  2. Judith Arias dijo:

    Ericka, siempre me impresionan tus escritos, es dolorosa la situación a la expones a tantos y tantas “Princesas y Príncipes”; te felicito por tu ardua labor, por llevar amor y pasion por lo que haces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s