¿POR QUÉ MATAR A UN POETA? Nora Méndez nos responde

 

Nora Méndez 1

 ¿POR QUÉ MATAR A UN POETA?

A Dalton, a Lorca y a Juana Pavón, porque hay tantas formas de matar.

¿Por qué matar a un poeta? ¿Para acabar con su risa, con su famélica suerte, sus ojos tristes y sus manos escurridizas? ¿Por qué matarlo? ¿Cómo matarlo, si está más allá del dolor y aún así, éste le complace? ¿Cómo matarlo si en él no hace mella la indiferencia, todo lo contrario, es amiga insobornable y tatuaje secular? ¿Por qué matarlo? ¿Porque mucho chilla, porque se avienta pedos en la cara de la gente, porque no se cuadra ni hace reverencias?, ¿Porque conoce demasiado bien el alfabeto, porque suma, resta, multiplica y divide perfectamente?, ¿Porque a nadie como a un poeta le lucen más las camisas blancas y los abrigos en invierno?

¿Por qué matarlo? ¿Porque sabe enamorar y se enamora? ¿Porque todo lo que toca se transforma, aún sin tener vocación de constructor o carpintero? ¿Por qué matar a un poeta? ¿Porque se emborracha y va al confesionario a llorar sus angustias de siempre adolescente? ¿Por qué matarlo de esa forma tan definitiva, como quien quiere borrar una mala escritura, una mueca irreverente, una frase lapidaria? ¿Matarlo porque brilla demasiado, como si fuera una criatura fluorescente? ¿Matarlo porque sus calcetines son flacos y no urge nunca del dinero para llegar lejos y estar presente? ¿Matarlo para callarlo, a él que es un olvidado y no conoce los megáfonos sino el susurro y la caricia? ¿Matarlo por no poder vivirlo, tragarlo, digerirlo, escupirlo, vomitarlo? ¿Matarlo por la urticaria que generan sus frases, aún sin panfleto? ¿Matarlo por sus hermosos dedos implacables, por advertir su burla detrás de los lentes o el discurso de bienvenida? ¿Matarlo porque la deformación del partido de los poetas trashumantes, malhablados y hacer con ellos una revolución con fusiles cargados de ironías y macabras buenas intenciones?

¿Por qué matar a un poeta? ¿Para hacer enorme su sombra y para que todos los días uno se pregunte: qué estaría haciendo? ¿Para salvarlo de la vejez o negarle la visión fantástica de su estrella enjuagándose en el lodo? ¿Por qué matar un poeta y dejar su dulce cuerpo abandonado a los perros, las hormigas y las aves rapaces? ¿Por qué matar a un poeta? ¿Porque él ya habría asesinado a sus asesinosPor qué matar a un poeta? Para acabar con su risa, con su famélica suerte, sus ojos tristes y sus manos escurridizas? Por qué matarlo? Cómo matarlo, si está más allá del dolor y aún así, éste le complace? Cómo matarlo si en él no hace mella la indiferencia, todo lo contrario, es amiga insobornable y tatuaje secular.

Nora Méndez 2

¿Por qué matarlo? Porque mucho chilla, porque se avienta pedos en la cara de la gente, porque no se cuadra ni hace reverencias, porque conoce demasiado bien el alfabeto, porque suma, resta, multiplica y divide perfectamente, porque a nadie como a un poeta le lucen más las camisas blancas y los abrigos en invierno. ¿Por qué matarlo? Porque sabe enamorar y se enamora, porque todo lo que toca se transforma, aún sin tener vocación de constructor o carpintero.

¿Por qué matar a un poeta? Porque se emborracha y va al confesionario a llorar sus angustias de siempre adolescente. ¿Por qué matarlo de esa forma tan definitiva? Como quien quiere borrar una mala escritura, una mueca irreverente, una frase lapidaria. Matarlo porque brilla demasiado, como si fuera una criatura fluorescente. Matarlo porque sus calcetines son flacos y no urge nunca del dinero para llegar lejos y estar presente. Matarlo para callarlo, a él que es un olvidado y no conoce los megáfonos. Matarlo por no poder vivirlo, tragarlo, digerirlo, escupirlo, vomitarlo. Matarlo por la urticaria que generan sus frases, aún sin panfleto. Matarlo por sus hermosos dedos implacables, por advertir su burla detrás de los lentes o el discurso de bienvenida. Matarlo porque le temen y porque la gente bien podría formar el partido de los poetas trashumantes, malhablados y hacer con ellos una revolución con fusiles cargados de ironías y macabras buenas intenciones.

Nora Méndez collage collage

¿Por qué matar a un poeta? Para hacer enorme su sombra y para que todos los días uno se pregunte: ¿qué estaría haciendo? ¿Para salvarlo de la vejez más terrible que puede ser la del alma, o negarle la visión fantástica de su estrella enjuagándose en el lodo? ¿Por qué matar un poeta y dejarlo abandonado para que sus huesos, su pellejo, sus ojos, su sangre viajen con los pájaros y se pierdan con el sol? ¿Por qué matar a un poeta? Porque él ya había asesinado a sus asesinos, los siempre muertos, corrompidos y vacíos.

¿Por qué matar a un poeta, si un poeta es un ser insignificante, que puede morir de todo, menos de seriedad? Por qué matar a un poeta? Para acabar con su risa, con su famélica suerte, sus ojos tristes y sus manos escurridizas? ¿Por qué matarlo? ¿Cómo matarlo, si está más allá del dolor y aún así, éste le complace? Cómo matarlo si en él no hace mella la indiferencia, todo lo contrario, es amiga insobornable y tatuaje secular. ¿Por qué matarlo?

¿Por qué matar un poeta y dejarlo abandonado para que sus huesos, su pellejo, sus ojos, su sangre viajen con los pájaros y se pierdan con el sol? ¿Por qué matar a un poeta? Porque él ya había asesinado a todos los asesinos, y los reconocería aún si naciesen más de un millón por día. ¿Por qué matar a un poeta? Si un poeta es un ser insignificante, que puede morir de todo menos de seriedad, como es cosa seria la muerte.

 

Escrito por

Nora Méndez

 

Acerca de Érika Valencia-Perdomo y Óscar Perdomo León.

Médicos.
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s