INFLUENCIA DE THE BEATLES EN LA DÉCADA DE 1960

the_beatles___moustaches_by_felipemuve-d6cpu07

Los años mil novecientos sesentas fueron una década de cambios, sin duda alguna se ha convertido en el decenio mágico del siglo 20 y quizás de toda la historia. La política, la moda, el sexo y la música cambiaron…para siempre. Se presentó la oportunidad para que en América y Europa Occidental la ideología izquierdista generara un movimiento revolucionario, el cual cuestionó e hizo peligrar a las formas de gobierno existentes (pueden mencionarse las protestas estudiantiles en París, California y México). El consumo de drogas, la liberación sexual, la ropa y decoración con diseños psicodélicos, la minifalda en las hembras y el cabello largo en los varones fueron medios con los cuales la juventud comenzó a amenazar el mundo seguro y cómodo de sus padres. La música evolucionó como nunca antes, con los cantos de amor y paz entonados por los hippies, contrastando las melodías de protesta ejecutadas por Bob Dylan en los Estados Unidos de América y Joan Manuel Serrat en España. Las nuevas generaciones se oponían abiertamente a un mundo claustrofóbico, bajo la permanente amenaza nuclear de la Guerra Fría, que durante dos décadas había nutrido recelo y odio. Fue en este contexto socio-histórico que ocurrió el fenómeno musical más trascendental de la historia moderna – los Genios de Liverpool, los Fabulosos Cuatro, THE BEATLES.

     The Beatles cautivaron y cambiaron al mundo. Fueron y aún son considerados poetas de una generación, héroes de una era. Expresaron y reflejaron el espíritu de su tiempo.

     El fenómeno de The Beatles fue una revolución que se extendería desde las orillas del río Mersey en Liverpool, pasando a Londres, después a Nueva York y el resto de América, hasta el resto del mundo. Fue un espasmo en la historia occidental que creó una época, el momento en que, al menos por un tiempo, el centro de la conciencia creativa giró hacia la gente joven.

     Los estilos personales de John, Paul, George y Ringo fueron sintetizados en el carácter de dicha revolución. Tomando el caso de John Lennon, él era un muchacho insolente de clase media-baja que desde temprana edad tenía un sentido de poder frustrado. Lennon dijo en alguna ocasión: “A los doce años de edad, yo solía pensar que era un genio, pero nadie lo notaba”. Ese comentario podría considerarse como un epígrafe de toda la revolución de los sesentas. Las personas jóvenes le dijeron a las adultas: “Hay talento en nosotros y ustedes no lo notan”. The Beatles fueron la más poderosa encarnación de ese sentimiento. Los Fabulosos Cuatro hicieron que la gente (incluyendo reinas, arzobispos, pensadores profundos y quienes realmente manejaban el mundo, los empresarios) de hecho notara el fenómeno. Y lo hicieron como músicos populares, creando una nueva corriente que llenó el vacío causado por los berrinches auto-destructivos de la civilización occidental, tales como los asesinatos políticos y la guerra de Vietnam. La llegada de The Beatles a Nueva York el 7 de febrero de 1964 fue un aliento para el pueblo estadounidense americano, el cual (cautivado por la juventud, sagacidad y humor del conjunto) olvidó el luto por la trágica muerte del presidente John F. Kennedy el noviembre anterior.

Beatlemanía 2

     Los jóvenes querían divertirse, pero los adultos no reparaban que eso no era auto-complacencia, sino la energía central de la gente civilizada. Los muchachos veían que la gente adulta estaba construyendo infiernos, no utopías, lo cual les parecía malo y no práctico. Así que llegó un nuevo éxtasis popular, un ruido jubiloso, una exaltación creativa. Así apareció el genio joven que se rehusaba a no ser reconocido y a esperar hasta que estuviera maduro y medio muerto. Así llegaron The Beatles.

Beatlemanía

     The Beatles crearon la máxima explosión de fanatismo en toda la historia. Donde fuese que se encontraran, ya sea aeropuertos, hoteles o lugares donde daban sus conciertos, millares de personas los ovacionaban histéricamente. Se convirtieron en reyes. No obstante, tal logro fue a costa de la pérdida de su privacidad, y su identidad artística sufrió, al menos hasta que el grupo se presentó en conciertos (siendo en agosto de 1966 el último anunciado al público previamente). John Lennon sintió intensamente la ambigüedad del éxito. Fue la primera superestrella del espectáculo que en forma constante se alejó del papel de persona famosa. Tal rol era la antítesis de lo que su música y política pretendían ser. Lennon manifestó que la aparición de Brian Epstein permitió a The Beatles obtener éxito enorme, pero dejaron de tocar rock and roll puro. “Nos vendimos. La música estaba muerta. Nos matamos a nosotros mismos para alcanzar fama y dinero”, dijo John.

     John Lennon, siendo el más franco de The Beatles en público, ejemplificó la rebelión de la nueva generación ante las normas sociales y el sistema establecido. Al presentarse el conjunto en concierto por orden de la reina de Inglaterra, Lennon expresó: “La gente en los asientos más baratos aplaudan. Y el resto de ustedes sólo sacudan sus joyas”. Él creía que el rock and roll era la antítesis de los valores de la cómoda clase alta. Cuando se anunció que la reina otorgaría a The Beatles la medalla de miembros del imperio británico, algunos condecorados devolvieron sus investiduras en protesta. ¿Cómo era posible que los melenudos de un grupo de música popular se equipararan en honor con militares retirados que eran héroes de guerra? Al respecto, Lennon comentó: “Oficiales del ejército recibieron sus medallas por matar gente. Nosotros recibimos las nuestras por divertir a la gente. Pesándolo en una balanza, yo diría que nosotros merecemos más las nuestras”.

     En marzo de 1966, John Lennon dijo en una entrevista que en Inglaterra The Beatles eran más populares que Jesucristo o la religión. Al publicarse dicho comentario meses después en los Estados Unidos de América, se desató en el sur de ese país una feroz campaña en contra de The Beatles, la cual incluyó quema de discos del conjunto y censura de sus canciones en radio-emisoras. Lennon se vio obligado a pedir disculpas por lo dicho, que (irónicamente) era la verdad. En Gran Bretaña era mucha más la gente que asistía a los conciertos de The Beatles y compraba sus discos que la que iba a las iglesias. Además, en ciertos lugares de Asia y África nadie jamás había sabido de Jesucristo, pero ciertamente se conocía a los Fabulosos Cuatro. Esto evidenciaba la enorme popularidad que The Beatles gozaban internacionalmente, y presagiaba la influencia que la música popular tendría desde entonces a nivel mundial.

sgt-pepper

     La máxima creación artística de The Beatles, el álbum “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” (“La Banda del Club de Corazones Solitarios del Sargento Pimienta”) es el evento más importante en la historia de la música popular. Supuso un cambio cualitativo en el rock and roll. Permitió que la música fuese considerada arte, dejando de ser danza ritual o melodía para bailar y transformándose en algo que debía escucharse con atención. Publicado en junio de 1967, “Sgt. Pepper’s” provocó alteraciones drásticas en actitudes, diseño gráfico, moda, lenguaje y grabación musical. Comenzó una era con su propio estilo y percepciones. Es considerado el primer álbum conceptual, significando una temática central alrededor de la cual giran todas las composiciones de la obra. Merecen mención al menos dos de las canciones del álbum: “Lucy in the Sky with Diamonds” (“Lucy en el Cielo con Diamantes”) y “She’s Leaving Home” (“Ella Está Dejando el Hogar”). La primera narra la experiencia de un supuesto viaje inducido por el consumo de la droga alucinógena con nombre en inglés LSD (siglas de las principales palabras del título de la melodía). La segunda describe cómo una muchacha se va de la casa de sus padres, después que éstos se han sacrificado por colmarla de bienes materiales pero no le han brindado amor. Ambas canciones reflejan elementos propios de la revolución de los sesentas: una la cultura de las drogas y la otra el amor por encima del materialismo.

Primavera Beatles

     En julio de 1967, mientras miles de jóvenes llegaban con flores en sus cabezas a San Francisco, The Beatles transmitieron por televisión en vivo vía satélite para 400 millones de personas en todo el mundo su canción “All You Need Is Love” (“Todo Lo Que Necesitas Es Amor”). Esa melodía se convirtió en el himno del verano de 1967, el llamado Verano del Amor, durante el cual el lema de “Amor y Paz” se extendió desde California hasta Londres, consolidando así el movimiento hippie en ambos continentes.

All-You-Need-Is-Love-the-beatles-14648322-553-369

     En agosto de 1968, The Beatles nuevamente rompieron barreras. Su canción “Hey Jude”, que dura 7 minutos y 7 segundos, logró ser transmitida en radio-emisoras a pesar de su larga duración. Ningún solista o conjunto musical hubiese conseguido tal deferencia, pero (una vez más) los Fabulosos Cuatro eran la excepción. “Hey Jude”, una de las mejores melodías de The Beatles, fue el disco sencillo del grupo que más se vendió.

     El 30 de enero de 1969, The Beatles ejecutaron sorpresivamente un concierto público, en el techo del edificio de su empresa en el centro de Londres. Ésta resultó ser la despedida de presentaciones en vivo del conjunto, cerrando así para siempre la quizás más contundente manifestación de la Beatlemanía – la histeria de la gente en sus conciertos.

     A partir de 1969, John Lennon (con Yoko Ono) contribuyó notablemente a la corriente artística y política vanguardista, que promulgaba la paz mundial, los derechos de las mujeres y minorías raciales y el poder del pueblo. Su composición “Imagine” (“Imagina”), de 1969, plantea la utopía anhelada por el movimiento hippie, siendo ésta la desaparición de la guerra, el odio, la envidia y el materialismo. En dicha canción, la de mayor éxito de Lennon como solista, él expresa: “Puede que ustedes digan que soy un soñador, pero no soy el único. Espero que algún día se nos unan, y el mundo será como uno”.

     Fue principalmente el interés de George Harrison en la religión oriental, y el subsiguiente y temporal involucramiento de John Lennon en la misma, que impulsó a The Beatles (y a la música popular en general) hacia una actitud cultural enormemente influenciada por modos de pensamiento orientales (ejemplo: el álbum “In Search of the Lost Chord” [“En Busca del Acorde Perdido”], de 1968, del conjunto británico The Moody Blues). Las canciones de Harrison en los álbumes de The Beatles a partir de”Revolver”, de 1966, fueron usualmente exploraciones de temas románticos comunes a través de una perspectiva hinduista, centrándose en las posibilidades del amor sin ego [ejs.: ‘Within You Without You’ (‘Dentro de Ti Sin Ti’) del álbum “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” y ‘I Me Mine’ (‘Yo Mí Mío’) del álbum “Let It Be”].

     “All Things Must Pass” (“Todas las Cosas Deben Pasar”) [con la canción de gran éxito ‘My Sweet Lord’ (‘Mi Dulce Señor’)], de 1970, y “Living In The Material World” (“Viviendo En El Mundo Material”), de 1973, fueron las primeras obras musicales de Harrison como solista después del fin de The Beatles. En ellas Harrison continuó el papel que mucho del rock and roll jugó en los sesentas, el de proselitizar. Al igual que John Lennon, Harrison era un creyente en los males del presente y en la visión de otra forma de existencia.

     Otra influencia significativa de George Harrison en la música popular contemporánea fue su creencia en el deber del rock and roll de favorecer al mundo entero, la cual se plasmó en el Concierto para Bangla Desh, organizado por Harrison a beneficio de los damnificados de ese país en el Lejano Oriente y llevado a cabo en Nueva York en agosto de 1971, que contó con la participación de grandes astros de los sesentas, como Ringo Starr, Eric Clapton, Bob Dylan y otros. Dicho concierto fue considerado como “una breve y candente revivificación de todo lo mejor de los sesentas”.

     Refiriéndose a lo trascendental del fenómeno de The Beatles, George Harrison manifestó en 1979: “No sólo era la combinación de cuatro personas, la creatividad musical, el momento histórico determinado o el buen entendimiento que pudiese existir entre nosotros, había algo más que aún hoy es inexplicable, algo mágico. Los historiadores se lo están planteando todavía, igual que se preguntan cómo pudo Hitler causar la Segunda Guerra Mundial”.

     Millones de personas en todo el planeta lloraron el asesinato de John Lennon el 8 de diciembre de 1980 en Nueva York. Se cantaron las melodías “All You Need Is Love”, “Imagine” y “Give Peace A Chance” (“Dale Una Oportunidad a la Paz”), demostrando que el espíritu de los sesentas aún vivía diez años después de su finalización.

     La muerte por cáncer de George Harrison el 29 de noviembre de 2001 nuevamente causó que a nivel mundial se apreciara el enorme legado artístico, cultural y social del conjunto musical más importante en la historia – THE BEATLES.

 Escrito por

Eduardo Carbone

Presidente del Club Beatlemaníaco de El Salvador

***

Artículo relacionado: EL PRIMER BEATLES DAY EN EL SALVADOR.
***
ALMA DE GOMA EL SALVADOR, ensayando para el PRIMER BEATLES DAY.
Anuncios

Acerca de Érika Valencia-Perdomo y Óscar Perdomo León.

Médicos.
Esta entrada fue publicada en Música 2, Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s